Un punto que sirve...

Los intereses contrapuestos de ambos equipos resultaron determinantes en esta historia. Cuando las urgencias están vinculadas a los extremos suelen prevalecer la fricción y la cautela por encima del riesgo y la ambición. El calendario los puso frente a frente en una instancia en la que los dos necesitaban sumar para continuar detrás de su objetivo. Debían cosechar puntos, pero cada uno debía o podía conformarse con diferentes unidades. Para Colón era absolutamente vital quedarse con el éxito para continuar con aspiraciones de luchar por el título, mientras que para Racing era fundamental no perder para evitar comprometerse, nuevamente, con la Promoción.

Fue la Academia la que logró la porción más sabrosa: rescató un punto y extendió a cuatro unidades la diferencia con Central, el equipo con el que lucha por no ingresar a la zona del descenso directo. Y del otro lado las cabezas gachas del equipo local desnudaron el fastidio por no haber podido resolver el problema que les presentó el rival y, por ello, haberse alejado de Lanús, Vélez y Huracán, los aspirantes al campeonato.

Una vez más el equipo que conduce Ricardo Caruso Lombardi dio muestras de entender cómo se debe hacer un buen negocio. Recuperó esa capacidad para advertir cuándo se puede alcanzar un éxito y cuándo con un empate la misión está cumplida. Se defendió como siempre, presionó sobre el balón dentro de su campo y buscó pegar el golpe en los instantes que el rival lució desorientado.

Y Colón cayó en esa capacidad que posee la Academia: no dejar jugar, confundir y aturdir. El equipo santafecino nunca comprendió cuál era el enigma por resolver y se mostró impotente ante cada intento por quebrar el bloque defensivo que tenía delante. La falta de creación resultó evidente y el poco peso ofensivo fue determinante.

Aún cuando el equipo de Antonio Mohamed contaba con el temible Esteban Fuertes y el escurridizo Marcelo Guerrero, se quedó sin elementos para superar a la última línea de Racing, que contó con la solidez de Marcos Cáceres. Incluso, tampoco intentó inquietar a Migliore con tiros de media distancia.

Pero allí no estuvo la clave del juego. La Academia sostuvo su plan de juego en la pareja de volantes centrales. Debía defender el resultado y Claudio Yacob y Franco Zuculini, especialmente este último, supieron interpretar cómo hacerlo: con una alta contracción a la marca y claridad para intentar avances profundos.

También desde los bancos se jugó buena parte del partido. En la lectura del juego se resolvió casi el desenlace del encuentro. Caruso Lombardi advirtió dónde podía tener problema su equipo y con un cambio con rasgos mezquinos, Gabriel Mercado por Pablo Lugüercio, logró complicar aún más al conjunto local. Incluso, tuvo situaciones claras con Zuculini, Lluy y Ramírez.

Colón se encontró con que Racing formó dos líneas de cuatro hombres delante de Pablo Migliore, y le complicó aún más su búsqueda. Mohamed equivocó el camino al incluir volantes, como Sciorilli y Sánchez, cuando la urgencia de su equipo estaba unos metros más adelante. La falta de profundidad fue lo que no le permitió al equipo santafecino sumar los tres puntos en disputa.

Era cuestión de saber hacer un buen negocio y Racing está dando muestras de que, en ese sentido, entiende de qué se trata ese asunto.

1 comentarios:

andre dijo...

hola my nombre es andré Y Soy dueña de del clickesporteaqui.blogspot.com. YO would como conocimiento en caso que vc would usted como siendo my socio comercial. Caso el respuesta él esté sí Soy , por favor myself respuestas dorso al blog o al Y - correspondencia. e-mail

 
# Contact info submission url: blogracing.blogspot.com site_owner: Mariano Capuzzi country: Argentina display_email: racingblog@gmail.com site_name: El Blog de Racing Club