Sava festejo los 100



“El más importante puede ser el primero que hice, contra Gimnasia y Tiro, en Salta, salimos 2 a 2 y yo hice el segundo”, contó Facundo Sava mientras le hacían fotos por haber llegado a los 100 (cien) goles en primera división de la AFA. En ese momento jugaba en Ferro, donde convirtió 7 en 80 partidos. Su otro paso en Argentino fue por Gimnasia de La Plata, donde anotó 69 en 163. Si bien ahí marcó la mayoría, en Racing, club por el cual heredó pasión, lleva su mejor promedio: en 43 partidos gritó 24. Igual, la marca parece no movilizar mucho al goleador. De hecho, el sábado, cuando anotó el 2-2 (igual que su primer gol), no se dio cuenta. “Me acordé cuando lo vi a Campagnuolo en el banco que me señalaba que eran cien, pero la verdad es que estaba metido en que teníamos que ganar”, contó.

Pasó ese lapsus de concentración en Central y “después sí me acordé de mi familia, del aliento de la gente que tuve en los equipos que he estado, de todos los compañeros, de los entrenadores, mucha gente que me ha apoyado y que ha logrado que yo llegue a los cien goles”. Luego de los agradecimientos, habló del significado personal de esta marca: “Es como un reconocimiento a mí mismo por el esfuerzo que hice, porque, más allá del apoyo de toda la gente que nombré, puse mucho de mí para lograrlo. También hay muchos años de terapia y otros elementos que me han ayudado a superar momentos difíciles”

La relevancia del gol fue reducida por Sava, que prefirió otros, como el primero en Ferro, uno en un clásico Gimnasia-Estudiantes para ganar 3-2, uno en el Fulham de Inglaterra para superar 1-0 al Liverpool, algo que el club nunca había conseguido, y también el primero en Racing, por la carga emotiva. Fue el día de su debut en el club, de penal, frente a Chicago, el 4 de agosto del año pasado. Directo, como siempre, Sava comentó que “quizás en el futuro sea un gol importante, porque fue el número cien, pero hoy no lo veo así, más bien me parece uno de los feos que suelo hacer”.

No era algo que tuviera en la cabeza el goleador, porque “más bien me pongo objetivos a corto plazo, esto de los cien goles no es algo que me desvele, la vida continúa. Siento que es bueno disfrutarlo un poco, tenerlo un rato y después dejarlo a un costado y seguir para adelante”.

La charla siguió otros carriles, más íntimos, en los que se repasó su vida futbolística, los distintos puestos en los que actuó y hasta su infancia, sobre lo que contó que “de chico siempre estaba con la radio en la mano escuchando a Víctor Hugo y soñaba con que él decía mi nombre en los equipos”. También hubo algunas conexiones más profundas que él, como profesional de la psicología puede hacer, por ejemplo, “esto de hacer goles, los cabezazos, lo relaciono con cuestiones de mi infancia que me gustaron”.

Ese recorrido por su vida llegó hasta sus expectativas para el futuro. El goleador tiene 33 años y casi 400 partidos en su carrera entre Europa y Argentina. Sin embargo, cree que le falta “seguir mejorando y aprendiendo”, porque “me encanta jugar al fútbol, hacer goles, estar con mis compañeros en grupo, entrar a una cancha, ver la gente, sigo disfrutando de eso. El hecho de hacer goles es lo que me corresponde, es para lo que me contrataron”. Estaba contento, es algo inusual y como hombre de fútbol lo sabe, aunque para él no es algo que lo conmueva mucho, lo disfrutará un rato, como hizo hoy, pero después seguirá adelante.
Fuente: www.racingclub.com

2 comentarios:

el caballito de la gloriosa academia dijo...

Colorado festejamos con vos los 100 Goles que te mereces, y brindamos por otros 100 más con la gloriosa casaca de la Academia, un fuerte abrazo colo y que sigan los éxitos !!!!

El académico de Belgrano. dijo...

Felicitaciones COLO. Que palermo ni palermo vos sos mas grande que ese matungo, vos no erras tres penales en un partido,jajajajaja. Seguí así Colo que la hichada te banca a muerte.

 
# Contact info submission url: blogracing.blogspot.com site_owner: Mariano Capuzzi country: Argentina display_email: racingblog@gmail.com site_name: El Blog de Racing Club